jueves, noviembre 18, 2004

Cazadores de magos, ajusticiando a los hechiceros negros

En aquellos tiempos en que ver un manga en formato tomo no pasaba de ser una mera anécdota, Planeta comenzó a editar en dicho formato Cazadores de magos, 13 tomos guionizados por Satoru Akahori y dibujados por Rei Omishi (dúo que ha realizado también Maze, serie editada parcialmente hasta el momento por Mangaline). Dicha edición ocupó tres miniseries y tardó en completarse 3 años, en los que corrió peligro la edición de los 3 tomos finales por culpa de los siempre temibles datos de ventas. Pero logró llegar hasta el final, cosa no demasiado habitual antes del actual boom del cómic nipón, a pesar de todo. Desde hace ya un par de años, la edición española de este manga es francamente difícil de encontrar. El reciclaje de stock que realiza Planeta hace que encontrar en las tiendas especializadas títulos que ya tienen algunos años (como Compiler, Luchadoras de leyenda o la misma Cazadores de magos) sea complicado, a veces incluso imposible. Afortunadamente, días antes del X Salón del Manga de Barcelona y por pura suerte, supe que una amiga los tenía y estaba dispuesta a vendérmelos. Hoy en día, la segunda mano es la única manera de encontrar mangas como éste. Y así, por fin, puede leer las páginas de un manga al que le tenía ganas desde hacía mucho, a pesar de que el género sea uno de los que menos simpatías despierten en mí.

La historia nos sitúa en un mundo medieval, el continente Spurna, donde la jerarquía social viene determinada por la magia. Aquellos que saben usarla, los magos y hechiceros, son nobles, mientras que el resto de la población son simples plebeyos. Así, los magos son una minoría que domina al pueblo y los plebeyos deben aceptar cualquier capricho de sus gobernantes. En unas ciudades, los magos son buena gente que tratan con justicia a sus ciudadanos, pero en otras, los hechiceros son crueles y despiadados con la población. Para acabar con sus desmanes, existe un grupo de personas conocido como los cazadores de magos. Carrot Glacé, su hermano menor Marron Glacé, Gateau Moka y las hermanas Tira Misú y Chocolat Misú son cazadores de magos. Carrot es irresponsable y un obseso sexual; Marron, por contra, es tranquilo y callado; Gateau es un portento físico y no escatima ocasión de enseñar sus músculos; Tira es muy tímida... mientras lleva puestas sus gafas y su capa; su hermana Chocolat es extrovertida y se muestra abiertamente enamorada de (y excitada por) Carrot. Este extraño grupo viajará a lo largo de Spurna acabando con los hechiceros que usan la magia para atormentar a los humanos, en misiones indicadas por Big Mam, que se ocupa de garantizar el equilibrio entre magos y humanos en el continente. En sus aventuras, Carrot y los demás visitarán Hodick, el pueblo de magos protegido, donde vive su padre Onion Glacé y también el poderoso Grandpa, lucharán frente a Saj Torte, antiguo Caballero de Jaz (la guardia personal de Big Mam) y padre de las hermanas Misú, y deberán salvar al mundo de sus destrucción, conociendo el gran secreto que esconde el mundo en el que habitan y, a su vez, que esconden todos y cada uno de ellos en su interior.

Tras leer Cazadores de magos, embarga una sensación doble. La primera es que, por mucho que hayan sido 13 tomos, no ha pasado nada. Sí, se han conocido los secretos de los personajes, ha habido 3 sagas importantes y extensas, el mundo de Spurna ha estado a punto de ser destruido otras tantas veces, pero queda una cierta sensación de vacío. La segunda sensación es la de haber disfrutado con la lectura. Entonces, ¿cómo puede disfrutarse de un manga en que queda sensación de vacío, de que no ha pasado nada? Fácil: Cazadores de magos peca de pretencioso cuando la historia se pone seria. Tiene episodios realmente entretenidos, que te hacen sonreír e incluso emocionarte. Son aquellos episodios que llamaríamos seguramente "de relleno", las correrías de los protagonistas atendiendo a los trabajos ordenados por Big Mam. Por contra, las 3 sagas principales del manga (los planes de Saj Torte, el pasado de los cazadores de magos y el despertar de Charlot), aunque son interesantes a priori y en ocasiones durante su transcurso, están llevadas de tal manera que se hacen demasiado sentimentales para un cómic de su género y con las especiales características que destacan en la obra (humor y ecchi). Además, algunos de los "golpes de guión" que da Akahori conforme avanza la historia no hacen sino liarla y quitarle parte de la "verosimilitud" que se le puede dar al género, pues a menudo se roza lo retorcido, para acabar situando a todos los personajes en el campo de batalla. Ahí es donde peca de pretencioso, al querer sorprender al lector con situaciones que no cuadran y con soluciones que en un manga como éste no quedan bien, sobre todo cuando está de por medio la destrucción del mundo. Demasiada moralina y excesivo sentimentalismo cuando no toca. Precisamente los personajes son uno de sus puntos fuertes, ya que están dotados de gran carisma, incluidos algunos personajes episódicos (la chica de la palmera, la nieta del arquitecto mágico). Gracioso al menos es también el hecho de que los nombres respondan a diferentes tipos de helados y postres. En cuanto al dibujo, a pesar de ser la primera obra como profesional de Omishi, es atractivo y bien definido. La edición española es aceptable, me atrevería a decir que su calidad está incluso por encima de los tomos que actualmente edita Planeta, tanto en la impresión como en el papel. Así pues, nos encontramos ante un manga bien editado que en líneas generales entretiene, pero que cambia de registro bruscamente según los episodios formen parte de las sagas que lo vertebran o sean simples capítulos que cuentan las andanzas de Carrot y sus compañeros. Un título repleto de acción y batallas con poderes mágicos, acompañados de mucho humor y alguna escena picante.

2 Comments:

At 7:41 p. m., Blogger Dexae said...

Como ya sabes hace tiempo que buscaba la tercera parte de tomos ya que en su dia perdi la oportunidad de comprarla cuando lo sacaron y he tardado muchisimo en encontrarla, suerte tu que la comprastes del tirón :P . En general la serie me ha gustado mucho ya que el género medieval-fantástico es uno de mis favoritos. Lo personajes los cuales tienen nombre de postres franceses son muy completos y pocos flojean. Además de tener la linea argumental de quien es el personaje central cabe destacar las pequeñas parodias como los del día de la playa que tienen grandes dosis de humor. En cuanto a la calidad de los tomos me recuerdan a los del módelo de planeta como Bastard o Patlabor (la cual complete también hace poco)pese a que ya me la he leido un par de veces y que han pasado por varias manos siguen estando igual de bien. Ahora solo me queda ver la serie de animación ya que estaba esperando al manga para verla.

 
At 1:06 a. m., Blogger Satsuko said...

Tira = Satsuki = Cazadores de Magos mola... U

Buen comentario! Deberías destacar bastante también el papel de los otros 3 Caballeros de Jaz, que vaya personajes... Especialmente Cinnamon... U

 

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.