viernes, noviembre 26, 2004

Crónicas del viento, una historia del shogunato Tokugawa

Vidas etílicas, cómic del que hablábamos ayer, no es el único volumen que nos ha ofrecido recientemente Ivréa. Semanas antes aparecía en las librerías Crónicas del viento, un seinen histórico que narra una compleja situación que estuvo a punto de sumir a Japón en una guerra civil en el intento de acabar con el shogunato Tokugawa, sistema feudal que no sucumbió hasta dos siglos más tarde, dando inicio de la era Meiji (1867-1912). Serializado quincenalmente en 1992 dentro de la revista Young Champion, publicación de la editorial Akita Shoten, este manga cuenta en los lápices con un autor sublime y siempre interesante, Jiro Taniguchi (El almanaque de mi padre, Barrio Lejano, El olmo del cáucaso), de quien volveremos a hablar sin duda en los próximos meses, puesto que ya están editados en nuestro país varios de sus mangas y hay más a punto de hacerlo. Desde luego, teniendo a un autor tan aclamado como Taniguchi en el dibujo, el éxito del manga estaba asegurado. Si además el guionista es el reputado historiador Kan Furuyama, autor de varios libros teóricos así como de numerosos ensayos sobre la historia de Japón, la obra adquiere una nueva dimensión. Furuyama parte de una leyenda arraigada en la historia nacional, a la que añade elementos de cosecha propia para tejer una magnífica obra.

Invierno de 1899. El anciano Kaishu Katsu, años atrás la mano derecha del shogun, rememora para sus invitados un episodio poco conocido que sucedió durante el antiguo régimen, mucho antes de que los Tokugawa devolviesen el poder a la familia imperial. Fue en verano de 1649. El antiguo emperador Gominoo ansía recobrar su posición y planea acabar con el shogunato de los Tokugawa. Para ello, es indispensable hacerse con el pergamino de las "Crónicas secretas de los Yagyu", un documento donde se relatan secretos celosamente guardados por el shogun y cuyo conocimiento público podría suponer el fin de su mandato. Dicho pergamino lo custodia la familia Yagyu, de larga tradición como maestros espadachines de la familia Tokugawa, pero es robado por Yashamaro, un ninja aliado de Gominoo. Jubei Yagyu, consciente del peligro que corre ya no sólo el shogunato, sino todo el país, puesto que la divulgación del contenido del pergamino desencadenaría una cruenta guerra civil, es el encargado de recuperarlos, enfrentándose a ninjas y samurais leales a la causa de Gominoo. El tiempo apremia, Japón puede teñirse de sangre. Jubei Yagyu es la única esperanza para evitar la catástrofe y mantener el status quo de la isla.

Desarrollada entre la fidelidad histórica y la creatividad de su guionista, Crónicas del viento es una pieza excelente para conocer un poco más de la historia feudal del país del sol naciente. Aún teniendo elementos inventados para la ocasión (jamás existieron las "Crónicas del viento" ni se sabe si realmente existían documentos secretos del shogunato protegidos por los Yagyu), nos hallamos ante un manga que refleja a la perfección la época en que discurre, sobre todo las intrigas para derrocar al Shogun, y que maravillará a los aficionados al género histórico y de samurais. Furuyama, amplio conocedor de la historia japonesa, ofrece una estupenda obra de intriga política y luchas con espada que raya la perfección bajo el grafismo limpio y expresivo de Taniguchi. Este dibujante y guionista –aunque en esta ocasión sólo ejerza de lo primero- es hoy por hoy uno de los mejores autores que se pueden leer en nuestro mercado. Su dibujo ligero y realista es un placer para los sentidos. La historia, protagonizada total y absolutamente por Jubei Yagyu, tiene a pocos personajes de real importancia en el primer plano narrativo, aunque en la argumental sean esenciales. La trama lo absorbe todo, incluyendo a los personajes, siendo los únicos que logran escapar de esa espiral el espadachín Jubei y el ninja Yamasharo gracias a sus enfrentamientos. "Excepcional" es el adjetivo que mejor define su lucha final. Éste es un cómic donde prima la historia por encima de todo lo demás. La edición española es impecable en todos sus aspectos, destacando y agradeciéndose las 2 páginas iniciales que explican el contexto histórico de la obra y las 3 hojas finales que terminan de aclarar algunos aspectos históricos. Nuevamente, Ivréa ha realizado un gran trabajo editorial. Partiendo de estas premisas, debemos considerar Crónicas del viento como una excelente obra que no decepcionará a los amantes de los duelos entre samurais, ni a los más interesados por la historia japonesa. Ni tampoco decepcionará, claro está, a aquellos que simplemente busquen una buena historia.

1 Comments:

At 12:01 a. m., Blogger Phenrir said...

Leí este manga hará cosa de un mes y me parece una obra imprescindible para todos aquellos que disfrutan con el género "de las espadas".
Me encanta su trasfondo histórico así como su realismo (salvando el personaje de Yashamaro que roza lo fantástico); el dibujo, especialmente los paisajes, me pareció muy bueno.

Una muy buena forma de aprender un poquito de historia japonesa ^^

 

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.