sábado, noviembre 13, 2004

World Masterpiece Theater (I): Ana de las Tejas Verdes

Durante los años 70 y 80, TVE estrenó varias series de la productora Nippon Animation, como El bosque de Tallac, Banner y Flappy, Heidi o Marco. Todas ellas siguen evocando recuerdos de infancia en nuestros padres, y muchas han trascendido hasta nuestros días con reposiciones periódicas. Una de las que mejor ha envejecido es Ana de las Tejas Verdes. Basada en la primera de las novelas de la novelista canadiense Lucy M. Montgomery, aparecida en 1908, la Nippon Animation realizó la homónima serie de televisión de 50 episodios en 1979, que fue dirigida casi en su totalidad por Isao Takahata y que contó con el trabajo de su maestro Hayao Miyazaki durante los primeros 15 episodios. Se trata de un anime que forma parte del World Masterpiece Theater, una recopilación de series de animación realizadas por la productora japonesa que adaptan títulos de la literatura, sobre todo occidental (Mujercitas, El pequeño Lord, El perro de Flandes o Las aventuras de Tom Sawyer, entre otros muchos).

Ana de las Tejas Verdes narra la historia de Ana Shirley, una despierta chiquilla de 11 años, pecosa y pelirroja, que ha vivido la mayor parte de su vida en un orfanato. Acaba de llegar a la estación de tren de Avonlea, donde le espera una nueva vida junto a sus padres adoptivos, Matthew y Marilla Cuthberg, propietarios de la granja Tejas Verdes. Al llegar Matthew en busca del chico que habían solicitado para poder llevar a cabo las tareas de la granja, muy pesadas ya para un hombre mayor como él, comprueba que ha habido una confusión y le han enviado a una niña. Incapaz de partirle el corazón a una mocosa con tendencia a actuar trágicamente ante cualquier cosa, se la lleva hasta Tejas Verdes, donde su hermana Marilla muestra inmediatamente su descontento y ordena que la lleve al día siguiente de vuelta. Pero Ana finalmente acaba haciéndose un hueco en el corazón de Marilla, que acepta que se quede con ellos y se jura educarla para que sea una mujer de provecho. Así, Ana se queda a vivir en Tejas Verdes, donde pronto se hará amiga de Diana Barry, la hija de un rico granjero, y se ganará las simpatías de todo Avonlea. Pasará de la infancia a la adolescencia entre juegos, travesuras y castigos, pequeños dramas y grandes risas, siempre al lado de Marilla y Matthew, que no se arrepentirán de haber decidido quedarse con aquella pequeña pelirroja que se está convirtiendo en toda una mujer.

Mientras otras series más populares en su momento, como Heidi o Marco, han acabado siendo pasto del público infantil, Ana de las Tejas Verdes ha mantenido su gancho entre un cierto público juvenil. Después de 25 años, esta serie de televisión, al igual que las novelas de Montgomery, mantienen su vigencia y como el buen vino, según pasa el tiempo deja mejor sabor de boca. El grafismo, sencillo y contenido, evoca a la perfección la época y los bellos paisajes de Avonlea. Los personajes matienen su magia. Matthew, un hombre afable y bueno que no puede huir de su timidez ni en la vejez y que acaba haciendo llorar a más de uno; Marilla, una mujer que pretende ser dura aún cuando Ana sea la hija que nunca tuvo; Ana... para unos, una niña repelente y exagerada que bordea en el histerismo, y para otros una niña a la que los golpes de la vida y la soledad la han hecho despertar antes de tiempo, pero que nunca ha abandonado su amor por vivir. Y con ellos secundarios como la señora Lynde, Diana, Minnie May, Josie o Gilbert. El doblaje español, como casi todos los de la época, es muy bueno, con profesionales de larga trayectoria en su profesión que bordan la personalidad de cada personaje. La historia es un canto a la vida, al seguir adelante a pesar de todas las fatalidades, es acompañar a la protagonista por el viaje iniciático que realiza y que la lleva a conocer la felicidad y la tristeza, pero sobre todo sentir el amor de los padres que nunca tuvo, que la apoyan y animan en todo momento a llevar adelante sus sueños. Hablamos de un clásico entre clásicos, uno de los mejores títulos del World Masterpiece Theater, una obra imprescindible que durante los últimos 20 años se ha emitido en nuestro país en canales públicos y privados, bien estatales o bien autonómicos. Ojalá SAV-Video, propietaria del sello Planeta Junior y licenciataria de este anime, pronto nos sorprenda con una edición en DVD como ya ha hecho con otros de sus títulos.

2 Comments:

At 7:49 p. m., Blogger deadsunrise said...

Puff, aqui tengo que postear que para algo es mi serie favorita entre todas las series que he visto. En realidad es la unica que tengo "original" (dvds chinos) porque era casi imposible encontrarla de otra forma en internet.

Igual un dia me animo y hago un ripeo, quien sabe.

 
At 11:43 p. m., Blogger Kyosuke said...

Buff, para el Salón del Manga, una amiga me pasó un ripeo incompleto de una de las recientes emisiones por Canal Sur, pero el que la ripeó no tenía el canal bien sintonizado y la imagen daba pena. Lo que yo daría por un buen montaje dual japo-español, y subs español. Es una obra que se lo merece, no como tantas otras que hay por ahí...

 

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.