martes, diciembre 28, 2004

Mahou tsukai ni taisetsuna koto, aquello que es importante para un mago

Si bien durante el último año se han editado en nuestro país diversos mangas de corte adulto, intimista y pausado -desde Spirit of Wonder a varios cómics de Ponent Mon-, el anime no ha tenido la misma suerte. A la espera de que las distribuidoras apuesten por algún título de estas características, con el inicio de las fiestas navideñas he aprovechado para ver Mahou tsukai ni taisetsuna koto, cuya versión en papel editó hace unos meses Norma Editorial bajo el nombre Someday’s Dreamer. Basado en dicho shoujo manga, creación de Kumichi Yoshizuki y Norie Yamada, este anime de 12 episodios fue realizado en 2003 por JC Staff (Azul, UFO Baby, Gunparade March), recayendo la dirección en Masami Shimoda, director de los diferentes animes de Saber Marionette. Para los diseños de personajes se recurrió a dos diseñadores de poca experiencia, como son Nobue Yoshinaga y Michinori Chiba, si bien éste último había trabajado en animes como Samurai Deeper Kyo o Slayers Return. La apuesta no les salió mal.

En el Japón actual, conviven pacíficamente magos y ciudadanos corrientes. Los magos han creado una enorme infraestructura que les permite saber quién está realizando magia y dónde lo hace, de modo que se impone un modelo concreto para llevarla a cabo: los magos sólo pueden usar la magia tras la petición formal de un ciudadano en las oficinas de la agencia oficial de magia. Es verano y Yume Kikuchi, a sus 17 años, se acaba de trasladar desde su pueblo natal a Tokio, donde durante un mes llevará una nueva vida como aprendiz de maga, siguiendo los pasos de su madre, una respetada maga que vive ya retirada. Su entrenador y maestro es Masami Oyamada, un hombre serio y responsable, traumatizado por un hecho del pasado. Masami es propietario del club Pachanga, una sala de baile en la que sólo suena música salsa y en donde trabajan el joven Kera como camarero y la encargada de música Melinda. Yume irá aprendiendo poco a poco a utilizar su magia de la manera correcta, de modo que sea útil a los ciudadanos que la necesitan. Para ello, tendrá que pasar también por algunos malos tragos, pero son imprescindibles para que aprenda aquello que es importante para un mago. Sólo así podrá ser maga.

Mahou tsukai ni taisetsuna koto es atractiva hasta en el doblaje, pausado, tranquilo, sin las odiosas voces chillonas con que los japoneses castigan nuestros oídos anime sí, anime también. Se nos presenta una historia sencilla en apariencia, pero terriblemente compleja en el fondo, ya que es el viaje iniciativo de una adolescente que está viviendo días que serán claves para su vida y su futuro; unos días en los que se esfuerza al máximo, en los que tiene miedo, en los que duda e incluso en los que piensa en rendirse y abandonar su sueño. Éste es un anime de sentimientos y, por qué no, de superación personal. Al lado de Yume habita una galería de personajes que no son tan felices como aparentan, todos tienen sus angustias propias y, como Yume, tarde o temprano deben enfrentarse a ellas para poder seguir adelante. No hay que olvidar el pasado, pero ante todo hay que vivir el presente. Aunque existen toques de humor, básicamente estamos ante una obra seria y en muchos momentos dramática, sin caer en el papanatismo sentimental de otros títulos La animación de la serie es correcta y de tipo realista, no comete excesos en los diseños de personajes, que están muy bien conseguidos. A destacar el uso del ordenador en momentos como la realización de los conjuros o en el impactante retorcimiento de la Torre de Tokio. En cuanto a la música, se da la curiosidad que los japoneses hicieron una fuerte campaña publicitaria del ending, Under the Blue Sky, de The Indigo, mientras que fue el tema de entrada, Kaze no hana, el que más éxito tuvo. Con razón, pues es uno de los mejores temas vocales que he escuchado en tiempos recientes. Aparte de estas dos canciones, el resto de la banda sonora está compuesto por temas ligeros y suaves, aparte de las piezas de salsa que ambientan el club Pachanga. Ojalá en 2005 podamos ver editado este título en España. Si el manga, menos conocido, ha llegado, ¿por qué no podría hacerlo el anime? No cabe duda que es una serie muy especial, con más “contenido” que la mayoría de los que se realizan en los últimos tiempos, y que es ideal para aquellos que buscan una buena historia.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.