viernes, diciembre 17, 2004

Urda, intrigas futuristas hacia el final del Tercer Reich

El desarrollo de las nuevas tecnologías y el que estén al alcance de cualquiera, al menos en países como Japón, hace que regularmente aparezcan en internet animaciones, sean flash o más elaboradas, realizadas por aficionados. En el mundo del anime, algunas, especialmente las de corte hentai -pornográfico- y sobre todo si se trata de anidoujins (esto es, vídeos en que personajes famosos del manganime aparecen teniendo sexo), llegan a tener una enorme distribución entre los internautas (véanse los anidoujins de Sailormoon, Ranma o Evangelion), pero no es demasiado habitual. Bien, pues un animador amateur que firmaba bajo el seudónimo de Romanov Higa creó en 2002 una pequeña historia titulada Urda, que constó de 5 episodios de unos cinco minutos cada uno, realizada íntegramente por ordenador en 3D. Para editarlos en DVD, incluso creó una empresa (Romanov Films). El propio autor hizo casi todo el trabajo él solo: dirigió, diseñó y animó. Para la banda sonora, tuvo la ayuda de un desconocido compositor, Junki Shimizu. En cambio, para los diseños de mechas contó con la colaboración de Tetsuya Watanabe, quien había participado en animes de la envergadura de Evangelion y varias sagas de Gundam. Para el doblaje, contrató a actores de voz de dramas radiofónicos que pertenecían a un pequeño estudio. Total, que el proyecto de Urda le salió muy barato, pero puso mucho empeño, tiempo y esfuerzo.

Alemania, 1943. Aunque los nazis van retrocediendo en la guerra contra los aliados, llevan en secreto un plan que puede darles la victoria final. Es el plan "Urda". Dos mercenarias, Erna y Janet, son las encargadas de descubrir en qué consiste y evitar que se cumpla. Al atacar el tren donde se encuentra la clave del plan, se hacen cargo de una extraña niña llamada Cris... ¡que dice venir del año 2112! Ella es la clave del plan "Urda" y por ello deben protegerla de la abominable y sanguinaria Glimhild Kurtz, con quién parecen tener un pasado en común. ¿Es verdad que Cris viene del futuro? ¿Qué tiene ella que los altos cargos nazis quieren a toda costa?

Para los espectadores que huyen de la animación en 3D como yo, cuesta habituarse al grafismo de Urda. A pesar del empeño puesto, se notan los pocos recursos de esta producción, pues la animación no es todo lo buena que podría si estuviese bajo el amparo de un estudio profesional, aunque eso no le quita mérito. La mayoría de anidoujins a los que hacía referencia anteriormente son bastante peores. Pero, como suele ocurrir, la calidad de la animación queda a un lado cuando la historia es buena. Y estamos ante una historia muy buena. Previsible en su final tal vez, pero muy buena. La relación entre Erna y Grimhild, así como su pseudofilial odio, empujan la historia, mostrándonos ese pasado común en que se gesta su inquina mutua y la actual lucha que protagonizan para salvar a Cris o condenarla, según quién sobreviva de las dos. A pesar del elemento fantástico de los viajes temporales, que tienen un guiño final interesante, la historia no se ve mermada, al contrario, da más empaque a la historia y permite ver algunas de las escenas más portentosas de este anime. Entre los personajes destaca sobremanera Grimhild, la rubia militar nazi, desquiciada y fanática de la sangre, deseosa de acabar con aquella a la que una vez llamó "hija". Erna y Janet, las dos mercenarias, son totalmente diferentes entre sí. Mientras Janet vive la vida disfrutando de cada momento como buenamente puede, Erna vive siempre con el recuerdo de un pasado oscuro y amargo, sin ser capaz de recordar apenas nada de su infancia. En cuanto a la banda sonora, por la duración de los episodios no hay temas de apertura ni de cierre. Los pocos temas que aparecen durante los capítulos refuerzan a la perfección las escenas. En resumidas cuentas, Urda promete 25 minutos intensos, con una historia excelente, personajes atrayentes, mucha acción y un final que no dejará a nadie indiferente. Un anime para disfrutarlo incluso quienes huimos de la animación por ordenador.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.