viernes, diciembre 03, 2004

Yu Yu Hakusho, luchando contra las fuerzas del más allá

<>En la segunda mitad de la década los 90, hubo un conjunto de animes que cíclicamente eran pasto de los rumores sobre su cercana emisión televisiva en nuestro país. Magic Knight Rayearth, Slam Dunk, Fushigi Yuugi o Yu Yu Hakusho eran los títulos más repetidos. Aunque es cierto que una empresa ofreció a diferentes cadenas al menos una de esas series, no ha sido hasta estos últimos 3 años que esos animes han llegado a España, salvo Magic Knight Rayearth. En 2001, una de las apuestas más fuertes de la por entonces recién aparecida Jonu Media fue Yu Yu Hakusho, adaptación animada del popular manga de Toshihiro Togashi (Level-E, Hunter x Hunter). Era una apuesta arriesgada, pues la serie consta de 112 episodios, demasiados para que los aficionados fuesen fieles a su edición en DVD. 3 años después, dicha edición ha estado parada durante bastante tiempo y ahora está siendo acabada mediante packs para las sagas que quedan, formato en el que debería haberse editado desde el principio. Estrenada en Japón en 1992, la animación corrió a cargo del prestigioso Studio Pierrot (Kimagure Orange Road, Naruto, Hikaru no Go). Entre el equipo técnico que participó en ella encontramos reputados nombres como el director Noriyuki Abe (Great Teacher Onizuka, Bleach) o la invitada al X Salón del Manga de Barcelona, la diseñadora de personajes Mari Kitayama (Flame of Recca, Tokyo Mew Mew).

Yusuke Urameshi es un adolescente macarra que siempre anda metido en peleas barriobajeras y no hace caso a Keiko, una amiga que intenta que vaya por el buen camino. Su rival preferido es Kazuma Kuwabara, al que siempre vence en las trifulcas que tienen día sí, día también. Mientras vuelve a casa, al intentar salvarle la vida a un niño que iba a ser atropellado por un camión, Yusuke muere. Entonces es llevado al mundo espiritual por Botan, la encargada de guiar las almas al más allá, donde no consta que Yusuke debía morir en ese momento. Por ello, el príncipe del mundo espiritual, Koenma, le da la oportunidad de volver a la vida. Logrado esto, Yusuke se convierte en un detective espiritual, encargado de atrapar a los demonios y espíritus criminales del mundo infernal que llegan al mundo de los humanos para sembrar el mal. En uno de esos enfrentamientos comienza su amistad con Kurama, la reencarnación humana de un espíritu zorro, y su compañero Hiei, un demonio de fuego que tiene un ojo maligno en la frente. Junto a Kuwabara, que posee un enorme poder oculto, los cuatro se hacen cargo de multitud de trabajos para garantizar la paz en los tres mundos, luchando con enemigos cada vez más fuertes, como los luchadores del torneo clandestino organizado por Sakyo y la feroz lucha contra los hermanos Toguro, el grupo de humanos con poderes especiales unido por Sensui o la batalla en el mundo infernal con Yomi y Mukuro.

Cuando Yu Yu Hakusho se iba a estrenar en la televisión catalana, dentro del programa juvenil 3xl.net, la serie se vendía como la sucesora de Bola de dragón: Personajes que pelean por ser los más fuertes, que participan en torneos multitudinarios, que se hacen amigos de varios de sus rivales, que tienen superpoderes, que entrenan hasta la saciedad para mejorar sus técnicas y que tienen la lucha, en definitiva, como su mejor pasatiempo. Salvando las diferencias (los combates son mucho menos pesados y largos en Yu Yu Hakusho), son series parecidas, cortadas casi con el mismo patrón. No hay que buscarle demasiada profundidad a la trama, ya que la historia simplemente plantea diferentes situaciones en las que los protagonistas pueden lucir su fuerza y sus poderosos ataques. Los primeros episodios, en ese sentido, quizás sean más ágiles, al tratarse de episodios más independientes. Con los personajes tampoco hay demasiada originalidad. Yusuke es el descerebrado de buen corazón, Kuwabara el amigo fiel que se sacrifica y se esfuerza al máximo, Kurama es el guapo y elegante estratega, Hiei el frío y distante, Keiko la chica enamorada que sufre por su amado y Genkai la vieja y poderosa instructora. A su lado, otros personajes con su propia historia, la mayoría de ellos también típicos. No obstante, a pesar de ser arquetípicos, algunos protagonistas alcanzan un gran carisma y fuerza de atracción. Debido a su extensión, Yu Yu Hakusho pasó por diversas manos en la animación, razón por la que encontramos bastantes capítulos donde la animación roza el deficiente. En el resto, es bastante buena, siempre teniendo en cuenta la época en que se realizó, aunque disgustará seguramente a quiénes estén más acostumbrados al anime actual. El diseño de personajes, tanto de los principales como de los secundarios, es bastante atractivo. En lo referente al aspecto musical, cabe destacar el tema de entrada, que es el único a lo largo de toda la serie. Se llama Hohoemi no Bakudan, interpretado por Matsuko Mawatari, quién también canta los dos primeros endings (temas de cierre) y el quinto. No es la quintaesencia del anime, pero tampoco un bodrio. Se deja ver y, dado su argumento casi plano, no importa perderse algún que otro episodio. Si lo que se busca es visionar combates y más combates mientras se desarrollan ligeramente las relaciones entre los personajes y se descubren cosas de su pasado, es una serie a tener en cuenta.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.