jueves, enero 27, 2005

Azuki, miedos y dudas ante los primeros amores

Hace ya casi un lustro, aparecía portada de La revista dels Súpers (revista de los socios del popular Club Súper 3 de la televisión catalana) la imagen de Azuki, la niña que protagonizaba el anime que llevaba su nombre y que estaba a punto de estrenarse en la segunda cadena de esa televisión autonómica. A mí, entonces, sólo me sonaba porque había sido emitida un par de años antes por Canal Sur y por un artículo aparecido el año anterior en la revista Minami. Al comenzar su emisión, probé los primeros y, satisfecho con lo visto, la vi hasta el final. Tratándose de un shoujo supuestamente infantil, veía muy difícil que llegase nunca el manga, compuesto únicamente por 5 tomos, aunque el anime tuviese 117 episodios y una película. Así, acabé por comprar al año siguiente los tomos japoneses en una conocida tienda de Barcelona. Sin embargo, en primavera de 2004 Mangaline reaparecía tras su periplo judicial y anunciaba la edición inminente de Azuki, sorprendiendo a propios y extraños. Ahora, meses después de su finalización, he podido hacerme con los tomos finales de este manga dibujado por Chika Kimura y guionizado por Yasushi Akimoto, que se editó en la revista femenina Nakayoshi (la misma en que se serializó Sailormoon), de la editorial Kodansha entre 1993 y 1997.

Desde que en los tiempos de la guardería, Ken la llamara "Azuki" (que significa "judía roja") al leer mal el kanji de su nombre, así es como todos sus compañeros y compañeras conocen a Azusa Noyama, ahora una tímida niña que cursa el último año de primaria. Una mañana el mismo Ken le levanta la falda y dice que lleva las bragas de color "azuki" (rojas) para hacer la gracia, justo en el momento en que pasa cerca un larguirucho niño de su edad, que, inocente, le pregunta si es verdad. A Azuki se le acelera el corazón mientras lo niega. Amor a primera vista. Se le cae el mundo encima porque al llegar a clase el profesor Tago les presenta a un nuevo alumno recién llegado de Estados Unidos. Se llama Yuunosuke y es el niño del que Azuki se ha quedado prendada. A lo largo del curso, Azuki hace frente a su falta de autoestima y a su rival por el amor de Yuunosuke, la guapa y presuntuosa Youko. Para ello, cuenta con el apoyo de sus amigas Kaoru y Tomo, mientras que Jidama -una pequeña feminista- le aconseja que se olvide de él. Paralelamente, hay pequeños triángulos amorosos entre algunas de esas chiquillas y Makoto y Ken. Al acabar el curso, Yunnosuke marcha a Estados Unidos de nuevo, mientras Azuki comienza la secundaria junto a sus nuevas amistades. Entonces aparece en su vida Ryuuichi, que le confiesa estar enamorado de ella e intenta repetidamente que Azuki se olvide de Yuunosuke y salga con él. También entonces aparece una guapa rival, la odiosa Rie, que hace todo lo posible porque Ryuuichi se fije en ella, menospreciando a Azuki. Cuando sus sentimientos parecen aclararse a favor de Ryuuichi, todo se complica de nuevo al volver Yuunosuke a Japón. ¿A quién elegirá el corazón de Azuki?

A primera vista, todo parece indicar que estamos ante un cómic infantil: los protagonistas son -en los dos primeros tomos- alumnos de primaria, el dibujo es muy sencillo, el diseño de personajes no parece muy trabajado, el argumento de las historias es relativamente infantil y bastante ñoño,... Sí, a primera vista lo parece, pero nada más lejos de la verdad. Aunque los protagonistas sean niños y a menudo se comporten como tales, aunque el grafismo sea simple, con muchos blancos, sin fondos y un uso reducido de tramas, aunque las historias sean las típicas del manganime destinado al público infantil, a pesar de todo ello, es un manga delicioso que esconde un mundo de sentimientos, repleto de dudas y miedos, de risas y lágrimas, de aliados y rivales ante la llegada del amor. Igual que en tantos otros mangas shoujo, sí, pero en Azuki se cuenta de una manera mucho más cercana, llegando al lector con total claridad lo que siente la protagonista a cada momento, puesto que muchas de las cosas que le suceden a Azuki y a los demás las hemos vivido en carne propia. Haciéndose valer de abundantes situaciones cómicas y ciertas dosis de drama, Azuki es un manga de amor y amistad narrado de una manera mucho más realista y directa que la mayoría de títulos parecidos que se han publicado en nuestro mercado. Un punto a favor es que el grafismo evoluciona a la par de los personajes, que crecen conforme pasa el tiempo en la historia y eso está perfectamente plasmado en los diseños. Otro de los elementos por los que este manga es tan tierno es, sin duda, los personajes los femeninos, sobre todo Azuki y Kaoru. En cambio, Yuunosuke y Ryuuichi son demasiado ingenuos o inocentes, dejándose "manipular" por las rivales de Azuki. Entrando ya en la edición española, en un primer momento se dijo que Mangaline usaría los nombres de los personajes de la emisión española del anime, pero finalmente mantuvo los originales -como hizo la emisión catalana-. El papel usado es blanco, de calidad, y la impresión es correcta. Se mantienen, asimismo, los pasatiempos que se incluían en los dos primeros tomos de la edición japonesa. Además, destacan los textos informativos titulados "El universo Azuki" que encontramos al final de los dos últimos tomos y que dan toda la información útil existente sobre esta obra. En definitiva, una excelente edición para un manga tremendamente tierno, que narra a la perfección el paso de la infancia a la adolescencia, haciendo hincapié en los amores, con sus dudas y miedos, que todos hemos tenido a esas edades.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.