sábado, enero 22, 2005

Magic Kaito, la magia de un ladrón de guante blanco

Gousho Aoyama ha sido en los últimos años uno de los autores más vendidos gracias a la confianza que ha depositado Planeta en su obra. Tras el fracaso inicial de Detective Conan, que cerró por falta de ventas después de 13 tomos, el inesperado éxito que obtuvo año y medio después su serie de anime en la televisión catalana llevó a la editorial a probar con los dos números de Historias cortas de Gousho Aoyama. Vendió aceptablemente y así le dieron una segunda oportunidad a las aventuras del joven detective en una edición que continúa a día de hoy completando 32 tomos. Más tarde, ya en 2004, veía la luz Magic Kaito, que forma junto a Detective Conan y Yaiba su trío de obras populares. Además, Magic Kaito es un reto para cualquier aficionado que presuma de paciencia. Corría 1987 cuando el desconocido Aoyama comenzaba a serializar en el Shounen Sunday este título que conjuga humor, acción, misterio y un ligero toque romántico. Los dos primeros tomos se recopilaban en 1988... y entonces Aoyama aparcó la historia para comenzar Yaiba. Hasta 1994 no aparecería el tercer tomo, en el que se apreciaba una enorme mejora gráfica y narrativa, fruto de los 5 años de trabajo dibujando las correrías del niño samurai. 10 años después, los pacientes aficionados siguen esperando la continuación de la historia. Por el momento habrá que esperar, ya que Aoyama sigue concentrado en Detective Conan, que actualmente suma 48 volúmenes recopilatorios. Eso sí, al menos pueden consolarse disfrutando de las varias apariciones de Kaito en los casos en que se ve involucrado el sagaz detective, ya sea en el manga o en los largometrajes. No en vano, el autor ha confesado en diversas ocasiones que el ladrón de guante blanco es su creación favorita.

Kaito Kuroba es un estudiante de secundaria normal y corriente, bromista, algo gamberro, amante de la magia y al que le encanta hacer rabiar a su compañera y amiga Aoko Nakamori. Un día, Kaito descubre por casualidad en su casa una habitación secreta, perteneciente a su fallecido padre, el famoso mago Tooichi Kuroba. Así conoce el secreto mejor guardado de su padre: él era Kaito Kid, el archifamoso ladrón de guante blanco. Dispuesto a desenmascarar al falso Kaito Kid que actúa en la ciudad últimamente, se enfrenta a él y resulta ser Ji, el anciano y fiel ayudante de Tooichi, que le dice que podría no estar realmente muerto. Desde entonces, Kaito se enfunda el elegante traje de ladrón robando aquí y allá con la esperanza de conocer el paradero de su padre o al menos encontrar cualquier pista que le pueda llevar hasta él o sus supuestos asesinos. Entre robos y alguna peliaguda aventura, Kaito no sólo debe evitar que Aoko le descubra, sino que ha de burlar los intentos de echarle el guante del inspector Nakamori, el padre de Aoko, que lleva dos décadas detrás de Kaito Kid, aunque no sepa que ahora no persigue al mismo hombre al que daba por desaparecido desde hacía 8 años. También se las verá con Saguru Hakuba, un detective de su edad que sueña con atraparle. A pesar de las dificultades, por fin descubre una pista para llegar hasta los que atentaron contra la vida de su padre. Pandora, "la piedra de la vida", es la clave. Queda menos de un año para que el secreto de esa piedra se desvele y ya han comenzado los movimientos para hacerse con ella. Pandora es su gran esperanza para dar con Tooichi Kuroba, el verdadero Kaito Kid. ¿Podrá Kaito vengar a su padre si realmente está muerto o reencontrarse con él si sigue con vida?

Para responder a esa pregunta, habrá que esperar a que el autor se decida a continuar el manga, si es que lo hace algún día. Por lo pronto, los tres tomos aparecidos de Magic Kaito no explican demasiado de la trama general, apenas hace un esbozo. Al igual que en Detective Conan, donde la trama de los Hombres de negro aparece muy esporádicamente, en este manga tenemos numerosas historias independientes respecto al hilo argumental referido a la muerte -o desaparición- del padre de Kaito, lo que da al autor mayores oportunidades para desbocar la vis cómica de los personajes, la aventura y la acción policíaca. Así hay que leer este manga, como un divertimento del autor que, tan aficionado como es al crossover, incluso hace compartir viñeta a Kaito Kid y Yaiba Kurogane. Los años no pasan en balde para este manga. Si bien en los dos primeros tomos se hace ligeramente pesada en ocasiones por la repetición de esquemas y el dibujo tosco, el tercer tomo da un vuelco considerable a todo lo anterior. Los casi 6 años transcurridos entre el segundo volumen y el tercero hacen que el dibujo primitivo se torne en un grafismo mucho más atractivo, con expresiones más conseguidas y un mejor uso de las tramas. Los personajes mantienen todo su carisma y personalidad, ganando además enteros con un aspecto más estilizado. Las historias del tercer tomo, gracias posiblemente a la aparición de Hakuba y al misterio de las joyas, hacen que la lectura no tenga los altibajos de los primeros dos números, dejando al lector con ganas de más. La edición del manga, como decíamos al principio, ha corrido a cargo de Planeta, que ha respetado el formato tomo original. El papel usado es bueno y no transparenta, como sí sucede en otras colecciones de la editorial, en las que el papel es demasiado fino o la impresión es demasiado oscura. Estamos, pues, ante una más que correcta edición del manga protagonizado por uno de los personajes más populares de Gousho Aoyama, que aunque esté inacabado, lleve 10 años sin ver nuevas historias y tenga algunos momentos de cierta mediocridad, los aficionados a Detective Conan no deberían dejar escapar. Ni los demás, si se quiere leer una historia light, con la que pasar un buen rato y no "estresarse" demasiado. Ahora sólo queda esperar que la editorial catalana apueste por Yaiba.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.