miércoles, marzo 02, 2005

Mahoromatic, cuando una mortífera cyborg te hace de sivienta

Por fin, después de más de un año, he terminado de ver la adaptación animada de Mahoromatic, el manga creado en 1998 por Bow Ditama -dibujante- y Bunjuro Nakayama -guionista- que actualmente edita Ivréa en España. El lento ritmo de publicación del cómic (los 8 tomos de que consta se editaron entre 1998 y 2004, prácticamente un tomo por año) no supuso un inconveniente para Pioneer ni para el estudio Gainax, encargado de animar esta peculiar historia de ciencia-ficción centrada en la situación de pre-guerra entre humanos y alienígenas, sazonada con humor, alguna historia de amor y bastantes escenas ecchi, no en vano Bow Ditama se dedicaba al manga hentai antes de realizar Mahoromatic. Fue en octubre de 2001 cuando se estrenaba la primera temporada, de 12 episodios, que se acompañaba de un making-off bastante interesante. A finales de septiembre de 2002 daba inicio la segunda temporada, compuesta por 14 episodios con los que concluía la historia, aunque ese verano se emitió un episodio especial, ubicado cronológicamente hacia mitad de la segunda temporada. El escogido para la dirección de este anime fue Hiroyuki Yamaga, conocido por haber dirigido en 1987 Royal Space Force, la estupenda película de animación que fracasó comercialmente y a punto estuvo de acabar con el famoso estudio de animación. El diseño de personajes corrió a cargo de Kazuhiro Takamura, cuya carrera comenzó a despuntar gracias a este título y desde entonces se ha encargado de los diseños en otras dos producciones de Gainax, como This Ugly and Beautiful World y la actualmente en antena He is my Master.

Una nave alienígena surca la atmósfera terrestre desde hace décadas. Ante el desconocimiento de sus intenciones, los humanos están divididos en cuanto al trato que deben dispensarles. Aquellos que no están por la labor de llevarse bien con los visitantes -a los que llaman Saints- se conforman en la organización Kaemisa, que está creando robots humanoides para enfrentarse a quien haga falta. Por su parte, quienes creen que deben recibirlos con los brazos abiertos forman Vesper, que también construye mortíferos cyborgs para la batalla. Su robot más poderoso tiene aspecto de adolescente y se llama V-1046R, aunque es más conocida como Mahoro. Tras muchos años combatiendo, su vida se está agotando y Vesper acepta su pase a la reserva. Para el año de vida que le queda, Mahoro sabe desde hace muchos años qué hará. Misato Suguru tiene 14 años y es huérfano desde niño, por lo que ha tenido que acostumbrarse a vivir solo en su enorme casa, que suele tener hecha un desastre. Por ello decide contratar a una asistenta. Para el puesto se presenta la jovencita que ha evitado espectacularmente una tragedia en el secuestro del autobús en el que Suguru viajaba. El puesto es suyo. La nueva asistenta es agradable, ordenada, servicial, cocina de maravilla y siempre tiene una sonrisa en los labios. Sí, es Mahoro: una mortífera cyborg le está haciendo de sirvienta. Pronto se sabe en todo el barrio que Suguru y Mahoro viven juntos, lo que provoca envidias y celos entre los nuevos admiradores de la chica y entre las compañeras interesadas en Suguru, incluida su pervertida profesora Shikijou. La relación entre los dos jóvenes y sus principales amistades irán avanzando al tiempo que se suceden diferentes disputas entre Kaemisa, Vesper y Saints, que se juegan el futuro de la humanidad, y que se conocen trágicos hechos del pasado.

Seguramente sin el último episodio, que ejerce de epílogo, la sensación general que dejaría Mahoromatic sería mucho más satisfactoria, aparte de más triste. La serie mantiene una excelente coherencia a lo largo de los 25 episodios en que transcurre toda la historia, desde la trama referida a los combates entre Vesper y Kaemisa con Saints de por medio, a las subtramas centradas en la relación entre los personajes, sobre todo entre Mahoro y Misato. Pero el episodio final, que acaece 20 años después, tira por la borda lo que se ha conseguido hasta ese momento. Dado el año en que se realizó, es posible que el final del manga difiera del final del anime. En tal caso, nuevamente Gainax habría torpedeado una serie propia al realizar un final fuera de tono. El argumento de la posible guerra entre humanos y extraterrestres no es demasiado original, se ha visto en otros muchos títulos desde hace décadas, pero está muy bien llevado y se hace interesante conforme se descubren algunos secretos del pasado (el abuelo de Sugurú es clave). De hecho, es posiblemente lo más interesante de este anime, aunque suela ser una trama secundaria u "oculta" hasta los momentos finales de cada temporada. La parte más romántica descansa sobre el tremendo carisma de Mahoro -de los pocos personajes que valen la pena- y ya en la segunda temporada sobre la especial relación entre Minawa y uno de los amigos de Suguru. Precisamente Suguru, a pesar de ser el protagonista masculino, a menudo parece estar ahí por imperativo legal más que por necesidad. Mahoromatic tiene bastantes momentos hilarantes, muchos de ellos coincidentes con escenas eróticas, como los calentones de la profesora Shikijou, el peculiar complejo de Mahoro o su aversión por el porno que esconde Suguru. El diseño de personajes es bastante atractivo y agradable, siendo perfecto para una animación poco dada a los excesos y más sencilla que en otros trabajos de Gainax. La banda sonora no destaca especialmente, aunque se hacen simpáticos los temas de cierre, Mahoro de mambo y Triomatic Ran! Ran!, cantados a trío por las seiyuus de las tres amigas de Suguru enamoradas del chico. En definitiva, estamos ante una entretenida historia de ciencia-ficción con abundantes dosis de humor y ecchi, además de acción, que sufre altibajos cuando se centra demasiado en escenas supuestamente cotidianas -algunas son bastante forzadas- de los protagonistas, que tiene un final que destroza la coherencia fijada hasta entonces y que no cierra algunos puntos interesantes surgidos durante la serie. Sin el último episodio, las sensaciones serían distintas, seguramente.

2 Comments:

At 11:53 p. m., Anonymous Anónimo said...

Dios, com se nota que tenemos aki un futuro periodista. Me ha dejado totalmente flipado la calidad de la descripción d esta serie. Por eso pongo el comentario, pq realmente se lo merece :p

De hecho me ha gustado tanto que ahora mismo la voy a buscar para bajarmela. Aver ktal está.

Aprofito per saludar al personal ^^ Sobretot a tu, Kyo, k fa segles k no parlem. Espero k tot et vagi b, i aviam si kedem un dia d'aquests per la fib a dinar o algo.

K os vaya m bien ;)

Neo

 
At 4:00 p. m., Blogger Kyosuke said...

Hombre, señor Neoelve. La serie es normalita, pero entretenida, algo original en el tema ecchi ("Suguru-kun, ¡el porno es malo!", XDDDD)y es interesante en la trama más seria.

Sí, a ver si se aclaran los horarios de la gente y quedamos un día para comer, ^^

Saludetes

 

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.