lunes, mayo 16, 2005

Kogepan, la vida de un pesimista pan quemado

Los japoneses son especialistas en hacer mangas y animes partiendo de cualquier tema o personaje, por absurdos que puedan ser. Uno de ellos es Kogepan, que nos muestra unas gotas en el origen, la vida y las reflexiones filosóficas de un pan quemado. El agudo e insólito protagonista se une a otros personajes comestibles que han tenido su propia serie de animación, desde clásicos como Anmitsu Hime o Anpanman, hasta títulos más recientes como Horry o Jagainu-kun. Curiosamente la creadora de Kogepan es Miki Takahashi, una veterana seiyuu que ha puesto voz a personajes secundarios en animes como Fruits Basket, Touch (Bateadores) o Battle Athletes, siendo su papel más conocido el de la princesa Romy en La vuelta al mundo en 80 días. El encargado de animar esta serie fue Studio Pierrot, que en 2001 realizaba un total de 10 episodios, cada uno de los cuales tenía una duración aproximada de 4 minutos. Para una serie tan simple y corta, optaron por jóvenes profesionales sin experiencia en cargos importantes, y la apuesta les salió bien.

Kogepan está en una prestigiosa panadería de Hokkaido, esperando para convertirse en un delicioso panecillo de judías rojas que sea puesto en venta. Por fin llega la hora y junto a otros panecillos entra en horno, pero cuando el panadero saca la bandeja, accidentalmente cae de ella y se queda en el horno, donde acaba quemándose. Al darse cuenta de que falta un panecillo, el panadero lo saca del horno, pero Kogepan ya no sirve para ser vendido con esa corteza negruzca y el olor a quemado que desprende. Desde ese momento, Kogepan se dedica a pensar en lo que pudo ser su vida y no fue, a intentar meterse destrangis en alguna bolsa de la compra y a relacionarse con el resto de panes y bollos de la panadería, como su mejor amigo, Sumipan, los pequeños y ruidosos Kireipan, el bueno de Creampan o la guapa Ichigopan. Junto a ellos, Kogepan se dedica a fumar y emborracharse con botellas de leche, mostrando a todas horas su pesimismo y cinismo, aunque en el fondo le gusta haber acabado así.

Ante todo, Kogepan es un anime que utiliza el mundo de la bollería para hacer una reflexión sobre las diferencias entre las personas, los sueños rotos, las desilusiones y el mirar adelante en todo momento, pase lo que pase. Bajo un halo de pesimismo y unas actitudes deprimentes, el protagonista filosofea sobre su vida, aunque en el fondo cree que no está tan mal haberse quemado. Tiene buenos amigos, con quienes bebe constantemente, puede hacer lo que quiera y disfrutar de la vida, lo que es un panorama bastante mejor que haber acabado en el estómago de alguna persona. Todo ello se explica de forma amena y entretenida. Los personajes son, precisamente, lo mejor de la serie. Destacan por encima de todos Kogepan, que es un personaje carismático y, aunque a veces destila mucha mala leche, en el fondo el resto de personajes le admiran, y también los Kireipan hacen bastante gracia, especialmente en el episodio en el que Kogepan les asusta contándoles qué pasará con ellos tras entrar en el horno. Igualmente divertidas son las escenas de las borracheras que los personajes se cogen por la ingesta de leche. La animación es minimalista, dejando los fondos en blanco y animando únicamente a los personajes y su alrededor inmediato. Los diseños son muy simples, pero están logrados. De hecho, las caras de los personajes son, además de la forma de la cabeza, la seña de identidad de cada uno, sonrientes en unos casos y agrias en otros. Kogepan no sería Kogepan sin esa cara de permanente enfado con el mundo. Es de imaginar que tratándose de episodios de 4 minutos, no da para mucho en cuanto a música, aunque tiene sus breves temas de entrada y salida. Otro punto destacable es el excepcional elenco del doblaje japonés, con la veterana Rin Mizuhara, una de las grandes secundarias de lujo de los últimos 15 años, encargada de poner voz al protagonista de la serie; Kujira (nombre profesional de Wakako Matsumoto), conocida por ser Orochimaru en Naruto, que dobla a Sumipan; la acertada elección para Ichigopan de Fumiko Orikasa, una de las nuevas estrellas niponas, que en los últimos tiempos ha sido Maybelle West (Great Detectives Poirot & Marple), Kuchiki Rukia (Bleach), Yuzuki (Chobits), Celes Victoria (Hellsing) o Chise (Saikano), entre muchas otras; o el popular Akira Ishida como Creampan, que ha interpretado a Kaworu (Evangelion), Kei (Marmalade Boy), Xelloss (Slayers) o Gaara (Naruto). Un doblaje de lujo, sin duda. En definitiva, Kogepan supone 40 minutos de animación que buscan el entretenimiento y la reflexión, intentando convertir cualquier atisbo de pesimismo en esperanza en el mañana, utilizando a personajes que se hacen simpáticos y una animación que al principio puede echar para atrás, pero que acaba resultando perfecta para la serie.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.