domingo, julio 24, 2005

Dragon Head, el hombre es un lobo para el hombre

Hubo un tiempo, entre 2002 y 2003, en el que servidor no pudo comprar ni leer demasiado manga del que se editaba. Para colmo de males, en esos dos años se estaba gestando el boom editorial vigente desde el Salón del Manga de 2003. Fue en ese periodo cuando aparecieron los primeros seinen y varios shounen más adultos que los que se editaban hasta entonces. Así apareció Dragon Head, que causó furor entre sus lectores y al que la crítica le otorgó la vitola de "imprescindible". A causa de este boom asfixiante, si un manga no te lo compras mientras se edita, luego se hace algo difícil obviar lo nuevo para recuperar una obra ya editada íntegramente. Los 10 tomos de Dragon Head costaban 85 euros a precio de portada, demasiado, pero hace unos meses pude comprarlos a un precio irresistible y, aprovechando un pequeño descanso laboral, me lo he leído prácticamente del tirón. Este manga apocalíptico del desconocido Minetaro Mochizuki se serializó entre 1994 y 2000 en la revista Weekly Young Magazine, propiedad de Kodansha. Su éxito fue tal que en 2003 se realizó una película con actores que costó más de 15 millones de euros. En España fue Glénat quien apostó por su edición, en un momento en que apenas se publicaban tomos con ese formato y precio. A pesar de ello y con toda justicia, se vendió bastante bien.

A la vuelta del viaje de fin de curso, el tren en que viajan Teru y sus compañeros de instituto sufre un accidente y descarrila. Al despertar, Teru se encuentra dentro de un amasijo de hierros y ante una montaña de cadáveres, los cuerpos sin vida de sus compañeros. Pronto se encuentra con otro superviviente, Nobuo, un chico que está algo trastornado por el accidente. Poco después hallan también a una chica con vida, Seto. Atrapados entre las ruinas del túnel, los tres pasan los días sobreviviendo con los víveres de que disponen e intentando encontrar una salida, pero la desesperación y el terror les agarrota. Sobre todo a Nobuo, que se ha vuelto literalmente loco y no alberga esperanza alguna de salir con vida del túnel ni de que vayan a rescatarlos con el tiempo que ya ha pasado. Tras varias disputas y momentos muy tensos, finalmente Teru y Seto logran escapar del túnel. Pero para su sorpresa, se encuentran con que una densa capa de humo tapa el cielo y no parece que haya nadie en el exterior. ¿Acaso no ha sido un simple accidente de tren? ¿Qué ha pasado realmente? Entonces Teru recuerda que justo antes de que el tren descarrilara vio una enorme columna de fuego que parecía salir de la tierra. Algo realmente importante ha sucedido y junto a Seto está dispuesto a saber de qué se trata. Ambos comienzan un largo y complicado viaje hacia sus casas, en Tokio, en lo que va a ser un auténtico descenso a los infiernos.

Dragon Head es ante todo un manga sobre el miedo ante lo desconocido y la reacción humana ante una situación extrema que no comprende y el caos que se origina. La frase de Plauto -popularizada 2.000 años después por Hobbes- "el hombre es un lobo para el hombre" resume a la perfección lo que es el manga de Mochizuki: el hombre como un ser asustado que en su ansía de supervivencia vuelve a sus orígenes y se comporta como una bestia que únicamente se guía por sus instintos. En este manga, el miedo es el gran enemigo del hombre y no el desastre que se ha cernido sobre él. Los protagonistas deben enfrentarse a sus fantasmas interiores, además de vérselas con personas que han perdido todo vestigio de sentido común y de moral. En su camino van descubriendo nuevos e inquietantes detalles acerca de lo que verdaderamente ha sucedido, y aunque desde un determinado momento saben lo que les espera al llegar a Tokio, no pierden la esperanza de encontrar lo que buscan. Uno de los aspectos más interesantes de Dragon Head es el registro de personajes. Unos sobrepasan la locura, como Nobuo o los grupos armados de varias ciudades; otros se mantienen en una cordura encomiable, como "la señora" o Iwada; y hay personajes ambiguos como los "cabeza de dragón". Entre ellos, Teru se acerca a la "oscuridad" -a la locura- en varias ocasiones, pero las ganas de vivir y de llegar a la capital para reencontrarse con su familia le hacen mantener la cabeza fría. Seto, que demuestra ser una chica de armas tomar, es la luz que le guía cuando cree que está todo perdido. En ese sentido, existe un gran parecido en el fondo con El señor de las moscas, de William Golding. El grafismo de Mochizuki no es demasiado atractivo, incluso se podría decir que es feo. A pesar de haberse serializado durante más de 5 años, apenas se nota la evolución en el dibujo de Dragon Head. Está más acertado en los paisajes y en el ritmo narrativo -aunque a veces la excesiva lentitud agobia- que no en el diseño de los personajes, si bien consigue reflejar la angustia y el cansancio de unos personajes metidos de lleno en una pesadilla de la que no pueden despertar. Cuando uno acaba de leer la obra, se queda con la sensación de haber leído un gran manga en el que sólo se cometen dos errores: primero, haber estirado demasiado los acontecimientos con viñetas y situaciones que no aportan nada y que ni siquiera dan mayor angustia a la situación, haciéndose algo pesada de leer -a lo que ayuda la repetición sistemática de determinadas expresiones e insultos en la traducción-; y segundo, que el final no aclara demasiadas cosas. Independientemente de que pueda considerarse que el protagonista real de Dragon Head es el miedo y la reacción humana ante el caos, son demasiados aspectos los que se quedan en el tintero, pudiendo parecer que el autor tenía ganas de acabar de una vez la obra y obvió algunas claves de la historia. Por ello destacan más los primeros tomos que los últimos, y no acaba de ser una obra redonda del todo. No obstante, es un gran manga, muy diferente a lo que se suele publicar en España, y cuenta con una soberbia edición a manos de Glénat. Es un título altamente recomendable a pesar de esos dos detalles comentados.

4 Comments:

At 11:31 p. m., Anonymous Anónimo said...

A ver si glenat sigue apostando por el buen seinen. Y con obras que la mayoría no conocemos y merecen ser conocidas.

 
At 11:45 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ya se que no viene a cuento xo buscando imagenes sobre este manga he visto que en italia el manga esta bastante mas barato, este manga por ejemplo, esta a 6 € el tomo.


Saludos. Arcangel

 
At 6:31 a. m., Blogger Kyosuke said...

Yo tengo ganas de que salga "Cat Shit One", que aunque pueda parecer infantil por el tema de los animalitos, es un seinen como la copa de un pino.

Y sobre la edición italiana... lo de siempre: si en España se vendieran tantos ejemplares como en Italia o Francia, tendríamos precios más bajos. Quizás algún día.

 
At 2:41 p. m., Anonymous Anónimo said...

En españa creo que se venden 3000 unidades de cada numero aproximadamente, y no se si en japon eran 2 millones los que se venden, ya se que cada numero de cada serie segun si gusta mas o menos se venderan mejor xo es una media aproximada. ( lo lei en algun sitio asi que no se si son ciertos).

Y lo de que se venda mas manga en españa puede que si que llegue a pasar pero aunque se consiga ese precio ya lo tenemos implantado como "precio base" asi que por mucho que se venda no creo que este por debajo de los 7 € (exeptuando la edicion economica de mangaline, que creo que aun asi no termina de funcionar como creian)

Arcangel.

 

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.