domingo, agosto 28, 2005

Dear Boys, el baloncesto del Mizuho busca el doblete Nacional

Probablemente muy pocos conozcáis Dear Boys, el título del que vamos a hablar hoy. Como tuvo una adaptación animada hace poco, quizás se hablara de ella en foros de opinión y alguna revista. Sin embargo, si nos remontamos un poco en el tiempo, nos encontramos con que se trata de la obra que estuvo durante años a la sombra de Slam Dunk, el manga considerado rey indiscutible de los mangas sobre baloncesto. Mientras Slam Dunk se serializó entre 1990 y 1996 en el Shounen Jump de Shueisha para acabar tras 31 volúmenes, Dear Boys lo hizo entre 1989 y 1997 en el Shounen Magazine de Kodansha, concluyendo en el tomo 23 (aunque continuó más adelante con una segunda parte y un tomo especial). La gran diferencia, al margen de las características propias de cada una, es que Slam Dunk llegó a las pantallas en 1993 con una serie de 101 episodios y al cine con 4 mediometrajes, mientras que Dear Boys no se adaptó hasta 2003. La oportunidad fue tardía y se resintió bastante. No tuvo un gran presupuesto y se acortó la historia original enormemente, haciéndola entrar en únicamente 26 episodios. Con Akira Kano en el diseño de personajes y Susumu Kudo en la dirección, la serie pasó con más pena que gloria por la cadena TV Tokyo.

Aunque es el capitán y baluarte del prestigioso equipo de baloncesto del instituto Tendouji, Kazuhiko Aikawa decide abandonarlo todo y marcharse a vivir a otra ciudad, lo que le enfrenta a su dictatorial padre, que es quien le ha obligado durante toda su vida a entrenar duro para jugar en el Tendouji. La nueva vida de Aikawa ha de comenzar en el instituto Mizuho, donde pretende inscribirse en el club de baloncesto. Se da la circunstancia que el instituto Mizuho ha sido el equipo campeón del Torneo Nacional de Japón de los últimos cinco años... pero en la sección femenina. El equipo masculino nunca ha sido demasiado importante y además arrastra una sanción de un año sin poder participar en torneos, por lo que quedan únicamente cuatro miembros y está a punto de clausurarse. Sin embargo, Kazuhiko es la salvación del club, ya que es el quinto jugador necesario para que el equipo pueda seguir adelante, aunque sea comenzando desde cero. Junto al reboteador Tsuchihashi, el lanzador de triples Miura, el batallador Ishii y el cerebro del equipo, el capitán Fujiwara, Aikawa gará todo lo posible para llevar al Mizuho a lo más alto: ser el campeón intercolegial de todo Japón. Con el apoyo del club femenino, sobre todo de Moritaka y Musumi, y su pasión por el deporte de la canasta, estos cinco chicos están dispuestos a vencer a quien se cruce en su camino y así lograr que las dos secciones de baloncesto del instituto sean campeonas nacionales.

Son varios los puntos de esta serie de televisión que hay que criticar negativamente. El primero se hace evidente durante su visionado: la falta de un presupuesto más holgado hace que en muchos episodios la animación sea extremadamente patética. Si bien es cierto que en los primeros capítulos la animación está francamente bien, los diseños son muy atractivos e incluso las escenas realizadas por ordenador están bastante logradas -aunque se hicieron unas pocas que luego se iban repitiendo sistemáticamente a lo largo de la serie-, conforme pasan los episodios todo empeora, hasta llegar al punto de no poder creer que "algo así" se emitiera por televisión o esté a la venta. No es hasta los episodios finales en que la animación mejora ostensiblemente, aunque sin estar a la altura del comienzo. El segundo, como apuntábamos anteriormente, es la condensación de la historia. Sí, Dear Boys es una historia de superación personal, de sacrificio, de esfuerzo y de amistad, todo ello atado a la práctica del baloncesto. Pero también el amor tiene sitio ahí, y además un sitio casi preferente, algo que en el anime sólo se presenta de una manera clara en el primer tercio y luego se acaba de perfilar ocasionalmente, sin dar una conclusión a ninguna de las varias historias románticas que se dan. Íntimamente ligado al tema amoroso está la historia del equipo femenino del instituto, donde juegan los principales personajes femeninos de la obra. Poco se centra en ellas después de los capítulos iniciales, siguiendo ese desfallecer del protagonismo de las chicas. Comentados los dos aspectos principales, también hay que destacar la machacada lista de tópicos que recoge la obra, muchos de ellos vistos también en Slam Dunk: los alumnos de último año que sueñan con el Nacional, los macarras que odian al club porque ya no pueden jugar a baloncesto, la mánager femenina, el rival que realiza un juego demasiado violento, etc. Por contra, la serie tiene pocos puntos a favor. Se agradece que los partidos no se hagan pesados, como mucho se reparten entre dos o tres capítulos; tiene varios personajes carismáticos, especialmente femeninos; las escenas romanticonas están situadas en momentos que permiten tomar aire después de tanta acción; y, sobre todo, es una serie que gustará a los amantes del baloncesto, a pesar de las habituales fantasmadas del manganime deportivo. Por supuesto, no podemos obviar los temas vocales, tanto el tema de entrada -Sound of Bounce- como el de cierre -Baller-, rap en japonés con mucho ritmo y bastante psicodelia en el caso del ending. Y una curiosidad: el seiyuu de Aikawa, el protagonista, es Kohei Kiyasu, actor que ha dado voz a Ippo Makunouchi en Hajime no Ippo (boxeo), Daichi Fuwa en Whistle! (fútbol) y a Kaoru Kaidou en Tennis no Oujisama (tenis), de modo que su carrera parece predestinada a doblar a personajes principales de animes deportivos. En definitiva, volviendo a Dear Boys, aunque no está a la altura del manga, puede verse en busca de acción, emociones y esas escenas espectaculares que los animes deportivos saben realizar tan bien. Aunque habrá que tener aguante cuando lleguen los episodios mal animados.

1 Comments:

At 11:07 p. m., Anonymous Anónimo said...

He visto hasta el kapitulo 20 de esta serie, y la verdad q esperaba muxo mas, komo ya disjiste la kalidad de los dibujos de van a pike mientras avanza la serie. Los partidos no tienen ni una pizka de interes, las situaciones romantikas son de lo mas estupidas, la verdad q no hay nada q reskatar, solo el 1er kapitulo, q promete pero lo demas te deja en nada

 

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.