domingo, diciembre 11, 2005

El bate mágico, la reedición de un choque legendario

Lento pero sobre seguro, continuamos hablando de las novedades del pasado Salón del Manga. En esta ocasión, del nuevo título de Gousho Aoyama (Detective Conan, Magic Kaito), que salía a la venta mientras sus aficionados teníamos que aguardar unos meses para conseguir la retrasada edición de las aventuras de Yaiba. Se trata del tomo único El bate mágico (Yonban Third en el original), publicado por Planeta al igual que el resto de los mangas del autor. Aoyama tiene dos pasiones deportivas, el fútbol y el béisbol. De la primera da cumplida cuenta en Detective Conan, donde el protagonista es un entusiasta del balompié y bastantes tramas tienen que ver con ese deporte. El béisbol también aparece en alguna ocasión, pero donde realmente se convierte en protagonista absoluto es en esta historia serializada en 1992 en la revista Shounen Sunday y recopilada a principios de 1993.

Shigeo Nagashima es un adolescente que juega en el equipo de béisbol del instituto. Como se llama igual que el legendario jugador apodado "Mr. Giants", todos le toman en pelo por ser un jugador tan malo, aunque algunos confían en que la coincidencia en el nombre sea una señal de que llegarán al Koshien, es decir, a la final del torneo interescolar. Después de pifiarla nuevamente en un partido, regresa a casa cuando se encuentra con una tienda de material deportivo regentada por un curioso anciano. El abuelo le ofrece la posibilidad de comprar un bate con el que siempre será capaz de alcanzar la bola, con la única condición de que ponga dinero en el bolsillo del pantalón. Cuanta más cantidad, mayor fuerza habrá en el bateo. Finalmente, Nagashima se hace con ese bate mágico, que perteneció al jugador de béisbol más grande de todos los tiempos, el estadounidense Babe Ruth, y a partir de entonces comienza a despuntar en el equipo y van superando rondas camino al Koshien. Un avance tan rápido hacia la final como la ruina que le supone cada partido. Pero no será tan fácil vencer el torneo, porque un jugador rival posee el guante del lanzador que fue capaz de eliminar a Babe Ruth durante una gira del equipo estadounidense por Japón. ¡Ellos reeditarán uno de los choques más emocionantes de la historia del béisbol!

Un manga ideal para los aficionados al deporte del bate y que seguramente gustará a los seguidores de Aoyama porque rebosa de las principales características de su estilo, pero que si el lector no cumple con ninguna de estas dos condiciones, probablemente se sentirá decepcionado. La historia está demasiado centrada en el béisbol, partidos y entrenamientos, sin apenas protagonismo de los personajes secundarios. Sí, incluso más que en aquel Change Up! con el que hizo su aparición en nuestro mercado Mangaline. Este aspecto desluce un producto marca de la casa, donde Aoyama hace uso de su habitual toque humorístico y esa pizca romántica que casi nunca llega a ninguna parte. De esta manera, la acción -deportiva- concentra casi la total atención de la trama, en cuyo desarrollo podemos ver nuevamente los tópicos del género deportivo: el contrincante violento y tramposo, el rival amante de la estrategia y el orden, o el equipo correoso que tiene en sus filas a la estrella némesis del protagonista. La narración es bastante rápida, apenas acaba un partido cuando se pasa al siguiente. Son pocas las escenas que transcurren fuera del campo de juego, casi todas situadas al principio de la historia. Gráficamente, se nota la antigüedad del dibujo, aunque se ve claramente el particular estilo de Aoyama. Dada la época a la que pertenece la obra, el parecido es mucho más cercano a Yaiba que no a Detective Conan. El problema es que, viendo a los personajes, los aficionados al autor reconocerán una vez más a protagonistas del Historias Cortas de Gousho Aoyama e incluso de Yaiba. Un defecto habitual en muchos mangakas. Hablando de la edición que nos ofrece Planeta, es muy buena, con un papel reciclado blanquecino de alta calidad y gramaje mayor del habitual (eso le confiere la sensación de tomo bastante más ancho de los habitual), una impresión que ojalá la tuvieran otros de sus títulos y un artículo final donde se explican términos técnicos del béisbol y la historia real que da pie a esta ficción en viñetas. Todo ello por 6,95 euros. Se da la circunstancia que no se traducen las onomatopeyas, y los gritos de ánimo del público durante los partidos se han dejado en japonés, algo que debería considerarse un error. De todos modos, es una más que correcta edición para un tomo único que, con sus pegas para el lector medio ya comentadas, entretiene y mantiene el interés hasta el final, en el que se dejan abiertos algunos hilos. Ah, y por si alguno lo dudaba, el autor no pierde la ocasión para demostrar una vez más su afición al fútbol con un simpático guiño.

0 Comments:

<< Home

Todas las imágenes utilizadas en Reflexiones de un bot son propiedad de sus respectivos autores originales y su uso es meramente informativo. Asimismo, todos los textos publicados son propiedad del autor del blog, a excepción de las notas de prensa publicadas en su formato original. Se prohíbe el uso total de los textos en otros blogs, páginas personales y portales de información. Gracias por vuestra comprensión.